La “Guerra Económica” y el 8-D

Aplausos-Lusinchi-Habilitante-Congreso

Si, la habilitante va a resolver el problema.

Hace menos de 1 mes, yo hubiera dicho que la oposición estaba encaminada a su más grande victoria en los 15 años de chavismo en la elección de diciembre, los 4tos comicios en 14 meses, pero ahora estoy mucho más inseguro debido a los acontecimientos de las últimas semanas.

El voto popular ciertamente es la clave de todo, mucho más importante que cualquier alcaldía trofeo, ambos bandos están apostando lo que tienen a obtener más votos totales que el adversario, sobre todo después de que el resultado del 14 abril quedara tan inconcluso, dando la sensación de que la campaña nunca termino sino que la elección importante es la de diciembre, esto es principalmente cierto para el chavismo, que tiene todo que perder y poco más que ganar.

En este instante, a falta de pocos días, la mesa pareciera estar servida para una victoria “arrasadora” del gobierno, este está quizas en su momento más fuerte desde diciembre, con Maduro muy afianzado en la presidencia, investido prácticamente con poderes legislativos totalitarios; con la brecha que asegún existe en el PSUV entre Maduro y Cabello casi totalmente eliminada en apariencias mediante jaladas de bolas por parte de este último hacia el primero; con una oposición insegura de sí misma; pero, principalmente, con su “victoria” en la guerra económica.

Y ciertamente, si bien fue un “arreglo” muy a corto plazo, las medidas que tomaron para bajar los precios ciertamente puede contarse como una gran victoria en la arena de la opinión pública, desde hace tiempo veníamos observando que las críticas en aporrea contra el gobierno se habían acrecentado y vuelto muy acaloradas, sin embargo eso no era esperanzador para la oposición, pues las mismas solo pedían que Maduro hiciera lo que hizo, que es bajar los precios a los coñazos.

Peeeeero, la “solución” que aplicaron es algo similar a cuando la gente fuma cigarrillos, te calma los nervios y la ansiedad ahora, pero tarde o temprano el cáncer de pulmón te alcanza y te escoñeta, y para esa analogía el cáncer es interpretado por el modelo económico chavista, el cual ha probado ser extremadamente eficiente para destruir la productividad nacional.

Ahora parece que todo el mundo, hasta en la oposición, está de acuerdo con que metan presos a los “especuladores” y bajen los precios “obscenos” que hacen que comprar algo en este país sea casi imposible para la mayoría de la población, tanto éxito ha tenido la promoción de esta idea que ni la oposición se ha atrevido a criticarla, recurriendo solo a reclamar por la mala forma en que se hizo, y hasta llegando a reconocer que la especulación existe.

Sin embargo, creer esa teoría conspirativa de especulación es mucho más fácil que tener que explicar cuál es la causa de fondo del problema. El problema de fondo es que el país no produce casi nada significativo a parte del petróleo, muchas empresas que antes funcionaban han sido destruidas por la intervención del gobierno mediante corrupción y mala gerencia, y las que todavía funcionan bien, no se han expandido lo suficiente para abastecer la creciente demanda. Como consecuencia de esto, tenemos que importar todo lo demás que necesitamos consumir los casi 30.000.000 de habitantes, desde leche de Costa Rica, hasta carros y lavadoras de China.

Tener semejante demanda de dólares con un chorro de suministro limitado, conduce a que no se pueda importar todo lo que necesite, este desbalance entre oferta y demanda es lo que empuja a los precios hacia arriba,  si vendo las cosas al precio “justo” que dice el gobierno, es posible que no quiebre, pero venderé toda la mercancía de un mes en un día dejando de ganar lo que me ganaría si lo pongo a un precio altísimo pero que se venda más lentamente.

Ejemplo: traigo 100 cocinas al mes, costaron 10.000 bs traer de afuera cada una, si las vendo a 13.000, la gente que hace cola me las compran en 12 horas, pero si las vendo a 100.000, durante el transcurso del mes encontraré a 100 carajos que tienen los reales para comprarlas, si las vendo al precio “justo”, me quedo 29 días sin mercancía y dejo de ganar lo que me podrían llegar a pagar por el producto. Una solución sería traer o producir la totalidad de las cocinas que me cubrirían la demanda de todo el país, peeero, el chorro de dólares no da pa eso, así que terminamos con ese desbalance oferta-demanda, y por más que fuerces la contención de los precios, el mercado paralelo seguirá floreciendo con creciente distorsión.

Si bien uno puede entender que la gente quiera que los comerciantes no especulen, una idea que pudiera sonar hasta romántica y justa, lo que da arrechera de todo es que toda la población lo hace. Desde el taxista que te cobra más de 50bs por moverte 100mts con una gasolina gratis, pasando por los buhoneros, hasta el cuida-carros de la calle que te pide 20 bs por cuidarte un carro por una hora, la hipocresía de apoyar las medidas económicas de maduro es evidente.

Si el PSUV gana el voto popular en estas elecciones de diciembre, yo creo que lo más probable es que aprovechen para hacer otra devaluación y medio parapetear el coroto para sostener el modelo populista, no me extrañaría que, pase lo que pase, disuelvan las alcaldías y gobernaciones de la oposición cosa que vienen haciendo poco a poco.

Por su parte, si gana la MUD, el gobierno si pudiera quedar en una posición demasiado frágil, casi hasta insostenible, y quedaría ver cuál sería la siguiente movida para aprovechar semejante momento, probablemente buscarían llamar a una constituyente en 2014 para salir de Maduro (sino se les adelanta un militar por ahí que quiera pescar en rio revuelto), sin embargo, con todo lo que aposto y puso en juego el PSUV en esta elección, yo diría que tienen las de ganar, yo votaré como siempre lo he hecho, con la ingenua esperanza de que dejarían a Cocciola mejorar la calidad de vida de los valencianos, por lo menos.